Notas de interés sobre responsabilidad social empresaria
Síganos Poder en FacebookPoder en LinkedIn Poder en Youtube Marcar y compartir

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL Y RSE: ¿Una tarea de todos... o solo de algunos?

Preparado por: Ignacio González García
(Mayo de 2005. Universidad-Hospital Austral)

I - INTRODUCCION PRETENDIDAMENTE INTEGRAL:
Para que haya "República" es imprescindible el involucramiento generalizado.
El equilibrio, la dosis, la sensatez, lo adecuado de las conductas, tan escasos en muchos aconteceres argentinos, son quizás los componentes fundamentales para llevar a cabo nuevos proyectos, nuevas iniciativas, o despertar conductas dormidas que nuestra Argentina necesita para su reconstrucción. La responsabilidad social, así como también la responsabilidad social empresaria no son, de manera alguna, ajenas a estos pre-requisitos.

Asistimos al surgimiento del tema de La Responsabilidad Social Empresaria, y no nos asombra ya de ver la interminable explosión de eventos, conferencias, seminarios, cursos, y encuentros de todo tipo donde el tema es tratado, no siempre con la profundidad que el mismo requiere e involucra. Muchos lo abordan, no es poco lo que se escribe, pero no en todos los casos, se le dá al análisis un enfoque necesariamente integral y balanceado donde, al menos en nuestra visión, los actores no son únicos.

¿Moda? ¿Novedad de la que todos hablan? ¿Un nuevo paradigma donde los "deberes" le caben exclusivamente al empresariado? ¿Un evento espasmódico que se agota en un acto de aislada beneficencia como un fuego de artificio o una política permanente y perdurable a ser instalada de manera gradual? ¿ Un traslado al empresariado de responsabilidades que antes le competían a otros? Son sólo algunas de las preguntas que es imprescindible formular para poder tener una visión adecuada de lo que denominaremos "la sana Responsabilidad Social Empresaria"..

En las líneas que siguen intentaremos dar una visión, que no es solo fruto de la opinión personal, sino de trabajos de investigación realizados, (ver mención en recuadro aparte referido a IDEA y LO SOCIAL) y de cuya realización hemos aprendido a conocer los aspectos fundamentales a ser considerados.

Difusión de la RSE en ArgetinaII - EL CLIMA PARA LA INSERCIÓN DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL
Argentina está en un profundo proceso de cambio. Para mejorar. Para eliminar el atajo, la viveza criolla y el cortoplacismo. Toda la sociedad civil, además de aportar una gran cuota de confianza, parece "hacer fuerza" para que así sea.

La responsabilidad social, de todos, no sólo la empresaria, es un concepto que comienza a ser demandado por la sociedad civil de manera creciente... y no pareciera que esta demanda tuviera las características de un fenómeno pasajero.

Para que los procesos de cambio sean posibles, en los pueblos, en las organizaciones y en lo institucional, el "ambiente de cambio" debe ser especial.

Así como el agua y el oxígeno son imprescindibles para dar vida, el ambiente de generación de confianza, capital social y responsabilidades civiles, exige de ciertos elementos básicos.

Ese clima, donde deben imperar fuertes convicciones, es un clima de consensos, de concordia, de no violencia de ningún tipo, de articulación, de bien común, de solidaridad, de cicatrización y de acción, desplazando a los disensos eternos, los odios rancios, la búsqueda insensata del interés propio, de abolir la declamación y - de una vez y para siempre - enarbolar las banderas de un enorme acto de contrición que por primera vez nos haga apuntar nuestros dedos índices hacia nosotros mismos, más que señalar -acusadores - a los que tenemos enfrente.

Sintéticamente: el "producto" responsabilidad social, es la consecuencia de un cambio de actitud, de conductas, y de búsqueda de valores que nos involucra a TODOS, a dirigentes políticos, empresarios, profesionales, trabajadores, educadores, etc., y que debe permitir el triunfo de la confianza, el optimismo y la esperanza sobre los escepticismos y las desconfianzas casi ancestrales, que han llevado a esta orgullosa Nación casi a convertirse en un mero conglomerado de gentes que habitan una geografía política.

III - LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA: un enfoque realista
Existen no menos de 10 códigos internacionales sobre los distintos aspectos que involucran la responsabilidad social empresaria. A nivel mundial, ya se habla del concepto de "resultado triple" para referirse a los resultados de las corporaciones. Al ya tradicional "resultado financiero", se le agregan el "resultado ambiental" y el "resultado social", enfoque denominado "triple botton line".

El ente empresa, independientemente de su tamaño, al insertarse en la comunidad, es obvio que genera una serie de impactos sociales y medioambientales, además de los financieros..

Un aspecto ineludible, es abordar el tema de la responsabilidad social empresaria, sin entrar en peligrosas confusiones de roles, asignándole al empresariado roles que no le competen y son y pertenece al Estado, a las organizaciones no gubernamentales, etc.

Pero también es necesario señalar, la enorme trascendencia que tiene la responsabilidad social del empresario. El comportamiento del CIUDADANO EMPRESARIO, tiene un efecto importantísimo que ya nadie puede negar sobre la comunidad en la que actúa directa o indirectamente.

RSE tarea de todos Y cuando hablamos de CIUDADANO EMPRESA insistimos, no nos referimos únicamente a las corporaciones de mediano y gran tamaño, sino a todos los entes que desarrollan actividades productivas, comerciales o de servicios. La sumatoria algebraica de las conductas de las pymes, es tan trascendente como la de muchas corporaciones sumadas.

El ciudadano empresa, posee saberes y habilidades, así como disciplinas de operatividad, que en muchos casos son únicas. Capacidad de gestión, inteligencia de gerenciamiento, aptitud para medir el riesgo de un emprendimiento, métodos y habilidades para priorizar unas acciones sobre otras, y además, posee recursos humanos capacitados y entrenados que poseen saberes y habilidades muy requeridos en otros ámbitos.

En la medida, que en su inserción comunitaria, el ciudadano empresa, vuelque porciones razonables de esas aptitudes en la sociedad civil, es obvio que la comunidad capilarizará los mismos y se enriquecerá en su desarrollo futuro.

IV - QUE PODEMOS ESPERAR DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA
No vamos aquí a hacer teoría. Vamos a ir directamente a los enunciados puntuales:

a. Que el ciudadano empresa haga negocios de manera responsable. Que cumpla las reglas de juego.

b. Que disponga de programas concretos que hagan que parte de sus recursos humanos participen de manera activa, transfiriendo a la comunidad los conocimientos y conductas antes mencionados conformando una verdadera red de voluntariado social empresario que alimente otras organizaciones..

c. Que capacite y mantenga la empleabilidad de sus recursos humanos.

d. Que se inserte e involucre activamente en la comunidad en la que es parte.

e. Que articule, con todos los otros actores de la sociedad civil (reiteramos, el tema no es un sayo que solo le cabe al empresariado) como el gobierno municipal, los profesionales, las organizaciones no gubernamentales, el poder político, y la sociedad civil en su conjunto, planes concretos que tiendan al mejoramiento progresivo de la comunidad.

f. Que dirija y maneje el ente que tiene a su cargo, con prudencia, y la actitud del "buen hombre de negocios". Que no reemplace al Estado, pero que participe con toda la ciudadanía en la tan necesaria tarea de fortalecerlo, para que el mismo sea eficaz y eficiente.

No debiéramos perder de vista que "el supremo bien jurídico a mantener" en lo atinente a la Responsabilidad Social Empresaria, es nada más y nada menos que LA EMPRESA.

Es precisamente la empresa, el núcleo que actúa como dador de trabajo, forjador de recursos humanos, creador de valor agregado, e interactúa con proveedores, clientes y muchísimos otros actores de la sociedad civil, creando directa o indirectamente la actividad necesaria para que la comunidad crezca.

Es más, el ciudadano-empresa (en su concepción de ente jurídico) tiene "el derecho" a que quienes lo gerencian y gestionan, actúen de manera responsable, para permitir la supervivencia de ese ente y mantener vivo permanentemente el concepto de "empresa en marcha".

Sintetizando, podríamos decir que los verdaderos peligros que acechan al "ciudadano empresa" son precisamente los fundamentalismos, el tránsito por los extremos: el creer que "todo lo que nos falta queda a cargo del empresariado" o el opuesto de Milton Fridman que "la empresa tiene como única misión la obtención de utilidades". Como siempre, la razonabilidad y la sensatez se ubicará cerca del centro y lejos de los extremos.

V- UN PLAN VERDADERO DE SANA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA
Entendemos que el empresariado, sumado y articulado con otros protagonistas de la sociedad civil, puede ser un propulsor de gran trascendencia en la creación de capital social. El capital social, esa amalgama que nos permite coincidir tras objetivos de bien común, que multiplica los consensos y minimiza los disensos, que es capaz de alinear mentes, brazos y piernas en el esfuerzo para conquistar una meta común, es un producto que el ciudadano-empresa puede contribuir notablemente a generar.

Al respecto, somos fervientes defensores de los enfoques integrales de los planes de creación de capital social y de implementación de Responsabilidad Social Empresaria en las corporaciones.

Creemos en el concepto de "ciudadano empresario" cuando el mismo es abordado por quienes dirigen, filosóficamente como una conducta a ser desempeñada por todos los sectores del ente.

Estamos convencidos que para ello, es trascendente que dueños, directivos, personal jerárquico y operadores, deben estar convencidos que ello es así, y no que la responsabilidad social no se circunscribe a "chispazos aislados de filantropía" que tienen valor pero finalmente solo sirven para ser inscriptos en el bronce recordatorio.

Una política integral es incorporar los conceptos de Responsabilidad Social Empresaria a la visión, a la misión, a las estrategias y a las tácticas de la empresa. Es medir su evolución. Es tener planes concretos e integrales. Es monitorear los resultados. Es evaluar a los recursos humanos incluyendo este ingrediente como un tema a ser considerado.

Es imbuir a toda la empresa y trascender a la comunidad, articulando con proveedores y clientes, de esta nueva pauta cultural.

VI - CONCLUSIONES NO NECESARIAMENTE FINALES

  • A nivel mundial la Responsabilidad social empresaria es visualizada como "una avenida de doble mano" que va en beneficio recíproco del ente empresario y de la comunidad.
  • La sociedad civil, se pone "la toga" para juzgar de manera creciente a los ciudadanos empresarios, y las encuestas ya disponibles de los consumidores, demuestran amplias ventajas en favor de las empresas que tienen un comportamiento socialmente responsable en comparación con las que no lo tienen.
  • Cuidar al supremo bien jurídico: el ente o la empresa, es una tarea de todos. Le cabe a los empresarios primordialmente, pero también a sus clientes, sus proveedores, sus recursos humanos, y la comunidad toda en la que se inserta...... porque en definitiva, el agregado de valor y el derrame de resultados financieros, medioambientales y sociales, existirá, en la medida que el núcleo empresa mantenga sus signos vitales y se expanda.
  • Poco a poco, más que un deber o una carga, el cambio de cultura se irá convirtiendo en la manera de hacer negocios. El tiempo irá demostrando esta tendencia.
  • El ciudadano empresa responsable, va a ser retribuído de manera diferencial por la comunidad. La sociedad civil no es indiferente, y percibe y premia, de manera ostensible, comportamientos en su favor.
  • El equilibrio, la sensatez, el gradualismo, y el recorrer el sendero de manera acordada, articulada con la sociedad civil toda y sin violencias, serán las llaves del éxito para ir mejorando - ya en un viaje sin retorno - la epidermis de nuestra Argentina. La responsabilidad social empresaria no es ajena a este concepto. No será un evento, será un proceso, no será fácil involucrar a todos los actores, pero empezando con buenos liderazgos se logrará el efecto contagio deseado.

En definitiva, la felicidad y el éxito no son una estación a la que se arriba, a la que se llega, sino que ambos constituyen una manera diferente de viajar.

Comentarios del público

13.Sep.2008 16:10:06 - Nombre: Juanjo Martí
Muy acertado el artículo, la conceptualización de sociedad en sectores que la dividen en empresa, estado y sociedad civil es un resto de una sociedad jerarquizada y arcaica, cimentada en el feudalismo. Hay que romper el molde y referirse a ciudadanos responsables.Felicidades.

20.May.2008 12:13:27 - Nombre: Omar Darío Cirigliano
En mi breve paso por el Programa en el año 2006 aprendí cosas muy importantes que se ven plasmadas en el artículo que acabo de leer. La esperanza del cambio debe a mi juicio darse a partir de aquellas cosas que a partir de la información de los medios nos duelen a diario. El caso que más me afectó a mí está vinculado con lo horrendo del caso de los dos chicos que matan a su hermana. Qué tan responsables somos como Sociedad Civil en este aberrante hecho? Muchas gracias

29.Feb.2008 11:50:29 - Nombre: Pedro Lombarda
Los conceptos reflejan el compromiso que todos los actores de la sociedad tienen por el hecho de actuar. Veo que es un concepto cada vez mas difundido.

26.Feb.2008 10:40:32 - Nombre: Fernando Tandi
El artículo es muy innovador y ameno. Veo la experiencia del autor. En la práctica hay empresas que declaman sobre el tema, pero la RSE no forma parte de las políticas de la alta dirección.

18.Feb.2008 12:24:30 - Nombre: Karina Petersen
Resalto que la empresa mantenga capacitado al personal fundamental como deber de su RSE.

10.Nov.2007 15:56:53 - Nombre: María Prato
Me alegra encontrar espacios de reflexión como éste. Me da esperanzas de que las cosas pueden de a poco, mejorar.

Escribir un comentario



Subir
© 2010 www.educacionparapoder.com.ar - info@educacionparapoder.com.ar